martes, 15 de enero de 2019

MALA: CUNA Y SEÑORÍO DE CHUQUIMANCO

Entre 1960 y 1970 (inclusive en 2008) historiadores1 y escribas han tratado sobre Chuquimanco personaje que, entre crónicas coloniales tempranas y tardías, sólo aparece en ‘Los Comentarios Reales’ de Garcilaso de la Vega quien lo menciona casi de manera circunstancial y sin mayores detalles, dando lugar a que se tejan disímiles teorías sobre el origen de esta figura mítica y, a pesar de su incierta existencia (algunos señalan que residió en Cañete), ha inducido a la creación de una suerte de leyenda provincial; sin embargo, la verdad es que…

CHUQUIMANCO ES MALEÑO


En un artículo publicado2 hace algunos años planteé la siguiente interrogante: ¿Sabían que el mítico personaje Chuquimanco quien, según Garcilaso de la Vega lideró la resistencia del Señorío regional ante los incas, era maleño? Y, posteriormente, dejé indicios en una nota sobre el curaca3 basado en un tratado más añejo que las publicadas por los historiadores antes mencionados. Veamos las siguientes transcripciones literales:

En el hermoso valle que después los Incas denominaron “Malla”, según hemos deducido por el análisis del vocablo “Mallac” […] “Este Señorío que fue la sede del famoso guerrero “Chuqui-Manco”, que con tanto heroísmo se defendiera de los invasores quechuas y luchó tenazmente contra el Inca Kápac-Yupanki, constituye ahora el valle donde se encuentran las Ruinas de “Malla”, situadas hacia el oriente de la actual población española de Mala […] la “Rinconada de Mala”, donde se guareciera “Chuqui-Manco

La transcripción textual son extractos de párrafos de un libro publicado en 1935 cuyo autor es Pedro Eduardo Villar Córdova4 quien escribe que Chuqui-Manco (sic) residía en La Rinconada lugar donde, según su entender, se ubicaba el antiguo pueblo de Malla (sic) antes de la intrusión hispana y posterior fundación del pueblo actual5.
 
CHUQUIMANCO: EL CURACA DE MALA


Ahora veamos el siguiente extracto:

“El nombre de este poderoso y valiente guerrero, “Chuqui-Manco”, señor de la marca y comunidad de Mala (“Mallac”) y que según Garcilaso de la Vega, fue el curaca de la costa que se aventuró a resistir al general “Kápac-Yupanki […] tiene en su poder la genealogía de los caciques o antiguos señores de Mala, con el nombre de Chuqui-Manco. Que este guerrero se haya unido, por el momento, con los otros jefes de tribus, de las muchas comunidades que ocupaban el valle del actual Cañete, haciendo un frente común para rechazar a las huestes incaicas, es lo único que se puede admitir de este valiente jefe o “primera lanza”...

Pedro Eduardo Villar Córdova fue un incondicional seguidor de ‘Los Comentarios Reales’ y un garcilasista6 a ultranza como lo fueron los de su época pero, ante la carencia de información más detallada por parte del mencionado personaje y de acuerdo a sus deducciones decidió señalar que Chuqui-Manco fue el curaca de la marca de Mala y que se unió a otros jefes para enfrentar la invasión inca; además, lo más interesante, indica la existencia escrita de la genealogía de Chuquimanco7 y de los antiguos señores del valle. También observemos que, tal como hizo con el topónimo, intentó descifrar el significado del nombre del curaca aunque de manera empírica.

CODA

1.  El Municipio, es probable por desconocimiento, no ha capitalizado el origen maleño de Chuquimanco en beneficio del turismo local, información que de manera sucinta aquí brindamos. También los encargados del área de cultura deben tomar en cuenta que el concepto que promueven sobre el origen del topónimo: Mala deriva del “aymara” Mallac, posiblemente tomado del libro de Villar Córdova, es erróneo tal como hemos demostrado8.
2.  Basado en las crónicas de Cieza de León, Garcilaso y en los apuntes esbozados por Villar Córdova he tenido el atrevimiento de escribir9 un relato.
3.  Actualmente, jóvenes maleños han demostrado gran interés por promover el turismo local, pueden retomar esta reseña para promocionar a La Rinconada y al distrito teniendo en cuenta la frase que siempre aporto en mis post: ‘El Turismo va de la mano con la Historia ¿cómo promocionarás a tu pueblo, a tu valle si la desconoces?’

AVISO: Agradeceré, amigos lectores, que en caso llegaran a emplear mis notas para labores de estudio u otros intereses sírvanse mencionar al suscrito, autor del blog y del libro, como su fuente de información en consideración a la propiedad intelectual. Gracias.

LA CIUDADELA PREINCA LA RINCONADA

Las colinas de las estribaciones cordilleranas que se encuentran en la margen izquierda de la cuenca baja del río forman una especie de ángulo o rincón10. Sobre sus laderas, entre 1100 a 1470, se establecieron asentamientos humanos que corresponden al período preinca.

La Rinconada en 1930

Pedro E. Villar Córdova visitó La Rinconada en los inicios de la década de 1930 y en 1934 escribió:

“La arquitectura de este valle es la misma que la de Cañete y Cajamarquilla, en el valle de Lima. Grandes paredones o tapiales que sirven de paramento a habitaciones de forma rectangular o paralelepípeda, divididas en cuartos o celdas pequeñas, con numerosos pasadizos, corredores, que muchas veces terminan en una sola puerta trapezoidal pequeña”

Aparte de Mala, el sacerdote Villar Córdova recorrió casi todos los asentamientos arqueológicos de la costa norte y sur del departamento limeño. En Cañete hizo observaciones en todas las “ruinas” que visitó, experiencia que le permitió contrastar y comparar las antiguas construcciones. Podemos intuir que, cuando visitó La Rinconada, las edificaciones preincas en las laderas de los cerros estaban en tan buenas condiciones que, al cotejarlas con las cañetanas, lo llevó a teorizar que fue en este lugar de Mala donde residió el curaca Chuquimanco. Lamentablemente no incluyó fotografías.

La Rinconada en 1970

El Instituto Nacional de Cultura dispuso realizar un "Inventario, Catastro y Delimitación del Patrimonio Arqueológico del Valle de Mala" (entre la cuenca media y baja del río Mala) nombrando al arquitecto Carlos Williams León y al arqueólogo Manuel Merino para tal efecto. Williams y Merino catalogaron al sitio arqueológico La Rinconada como una ‘Ciudadela’. 

En el libro-informe describen detalladamente la arquitectura de los edificios y viviendas así como el estilo e influencia cultural de los constructores.


A lo largo de las laderas la Ciudadela estuvo conformada por seis sectores con construcciones de viviendas en forma de terrazas o plataformas de adobe y piedras.



En muchos sectores sólo hallaron indicios de tumbas disturbadas y cimientos de piedra de viviendas.


Quedaron consternados al observar las evidencias de huaqueo y la destrucción de las terrazas y escribieron: “También aquí se observan evidencias de huaqueo realizados con tractor; siendo el procedimiento brutal, quedando todas las terrazas destruidas”.


La Rinconada en 2000

El Inventario y Catastro de sitios arqueológicos en la cuenca media y baja del río Mala fue publicada por el Instituto Nacional de Cultura en 1974, pero de manera tardía y cuando muchos sitios inventariados por Williams y Merino prácticamente han desaparecido, recién en junio del año 2009 el INC declaró ‘Patrimonio Cultural de la Nación’ algunos de los sitios, entre ellos los monumentos preincas ubicados en sectores de los cerros de La Rinconada:



En el año 2012 la Municipalidad de Mala emitió la Ordenanza Municipal Nro. 014-2012 declarando que “las laderas del cerro La Rinconada del distrito de Mala, que colindan con la zona agrícola de Rinconada de Mala (ex Fundo Rinconada) serán única y exclusivamente para usos de arborización, fines ecológicos y de conservación de restos  arqueológicos”. Pero, extrañamente, la mencionada Ordenanza no hace referencia a la Resolución Directoral Nacional del INC de junio 2009, la cual dispone que este sitio arqueológico como ‘Patrimonio Cultural de la Nación’ y, por ende, debe ser declarado lugar intangible. Situación actual de los monumentos preincas ubicados en La Rinconada, las imágenes fueron captadas en diciembre 2018:
 
Obsérvese las cercanías de las viviendas del AH Dignidad
Nacional con el sitio arqueológico


Leo Verástegui, durante su recorrido por el sitio arqueológico, halló frescos indicios de huaqueo en uno de los edificios que aún se mantienen en pie.

Este sitio arqueológico no cuenta con personal de seguridad y tampoco, al parecer, de mantenimiento ¿camino a su extinción como Sulcavilca?

NOTA
1  Historiadores y escritores como José A. del Busto, Fernando Armas Asín, Santiago Agurto Calvo, Gabriela Gonzáles Carbajal, Susana Aldana Rivera (quien especifica el supuesto lugar donde vivía Chuquimanco). María Rowstowroski citando a Garcilaso y de manera objetiva sólo menciona brevemente a Chuquimanco en sus obras.
2  Ver párrafo c) Otros Sucesos Históricos en  https://malagenerosa.blogspot.com/2013/10/mala-en-la-historia.html
3   Artículo sobre este personaje en: http://malagenerosa.blogspot.pe/2013/12/chuquimanco.html
4   Pedro Eduardo Villar Córdova, sacerdote y catedrático de Teología en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos fue, según él mismo refiere, un arqueólogo aficionado. Con el tiempo sus registros de los sitios de la costa central sirvieron como guía a los futuros estudiantes. El libro “Las Culturas Pre-Hispánicas del Departamento de Lima” (hallamos la 1ra. Edición) lo dimos a conocer en:  http://malagenerosa.blogspot.com/2013/04/malla.html
5   En las casi cinco décadas iniciales del siglo XX se creía que la lengua quechua era propia de los incas, por eso Pedro Eduardo Villar Córdova usa el término quechua como sinónimo. Esto sería desmentido por investigadores entre 1960-1970. Sobre el pueblo hispano de Mala ver: http://malagenerosa.blogspot.pe/2014/06/mala-un-moderno-pueblo-milenario.html
6   María Rostworowski aclara: “Por mucho tiempo se consideró a los Comentarios Reales como la fuente más confiable para entender el pasado andino prehispánico. El crédito conferido a Garcilaso y a sus relatos se dio, primero, porque por un largo período fue prácticamente la única crónica conocida accesible.[…] Sin embargo, al estudiar su versión de la historia inca nuestra actitud debe ser objetiva al precisar cuáles han sido sus aportes y cuales sus errores”.
7   Villar Córdova ensaya resolver la etimología de Mala (usa Malla como base, según Garcilaso) y de Chuqui-Manco (sic), en ambos casos lo hace de manera empírica y comete múltiples errores; ya lo hemos discutido en: http://malagenerosa.blogspot.pe/2015/02/mala-no-deriva-de-malla-ni-de-mallac.html. En relación a la genealogía del curaca revelado por Villar, lo tratamos al detalle en el capítulo 6 ‘Los Incas en Mala’ del libro ‘Mala. Valle Generoso, Pueblo Milenario’ (pendiente de publicar).
9   El relato ha sido denominado ‘El Curaca de Mala’ y está incluido en la Parte III del libro ‘Mala. Valle Generoso, Pueblo Milenario’ http://malagenerosa.blogspot.pe/2013/08/el-libro.html (pendiente de publicar).

10 Un comerciante español llamado Juan de Lumbreras se hizo propietario, en la segunda mitad del siglo XVI, de este sector del valle y por las características de los cerros denominó a su fundo “La Rinconada”. Este nombre perdura hasta la actualidad y sería otorgado al sitio arqueológico al desconocerse el autóctono.